0
Tips y Consejos

Cómo prepararse para el invierno

Prepararse para el invierno

Las fiestas de día de muertos acaban de pasar y los días brillantes con cielos azules y mañanas heladas comienzan a anunciar la temporada invernal en esta parte del mundo. 

La sesión pasada con mi psicólogo le preguntaba si es una realidad que la gente se pone más emocional durante el invierno. Le platicaba que, durante estos días sucede un algo que me pone nervioso durante la temporada. Él me decía que sí es una realidad y que hay personas (no todos) que la pasan verdaderamente mal estos meses.

Pasa que durante el invierno se juntan muchas cosas en un periodo de tiempo relativamente corto. Son tres meses en los cuales el frío hace que estemos más dentro que fuera, nos sentimos presionados por el cierre del año, nos ponemos muy pensativos por esta cuestión de “cerrar ciclos” y por lo general hay un aumento de compromisos, de comida y de gastos que asustan a nuestra rutina diaria.

Como yo luego sí la paso medio estresado estos meses, me hice una lista de cosas que tengo que comenzar a hacer para esta ocasión poder disfrutar un poco más el invierno y quiero compartirla con ustedes:

1 – Cuida tu cuerpo

Se vienen días de compartir y por lo general hay mucha comida de por medio, mucha. Y está bien, disfruta esa comida que por lo general no comes el resto del año. Pero recuerda que no solo es la comida, siempre hay café y pan y chocolate y botana y galletas y pasteles y alcohol y todo eso que pueden causar estragos en tu digestión (literal una persona que conozco terminó en el hospital).

Intenta ayudar a tu estomago comiendo bien los demás días. Prepara tus comidas en casa, come muchas verduras que te proporcionen fibra y toma mucha mucha agua (ya se, con el frío no dan ganas pero es importante).

También asegúrate de cuidar tus defensas, digo, el frío y la gripa no respetan estos días, pero puedes ayudar a tu cuerpo comiendo más fruta como guayaba y mandarina y tomando vitaminas extras y, aunque no lo creas, el ejercicio también te ayudará a mantener elevadas tus defensas, así que ni se te ocurra dejarlo para hasta el próximo año.

2 – Haz una lista de tareas 

Estos días inevitablemente nuestros pendientes se triplican, así que por un poco de paz mental tómate un tiempo para hacer una lista de tooooooodas las cosas que tienes que hacer de aquí a enero. Y no me refiero a metas como ‘ser feliz’ o ‘compartir mas tiempo con mis seres queridos’ o ‘bajar 5 kilos’ si no a, literal, todos los pendientes y acciones que te gustaría hacer y dejar listos.

En mi caso las cosas del trabajo las anoto con un color y las cosas personales las anoto con otro color en una misma lista y me gusta incluir absolutamente todo, desde ◻︎Ir a tramitar licencia de conducir, ◻︎Sacar la ropa que ya no utilizo y ◻︎Terminar el proyecto X, hasta ◻︎Pagarle a doña Pelos, ◻︎Poner el arbolito de navidad, ◻︎Comprar galletas para la casa, ◻︎Asistir a la posada del proveedor e incluso ◻︎Ir al peluquero.

La idea con esto es poder quitar ese sentimiento de “tengo muchas cosas que hacer” de la cabeza que solamente nos quita energía y nos distrae de disfrutar en estas fechas. Es mejor visualizar tangiblemente todas esas tareas para así poder tacharlas y sentir que estamos avanzando.

3 – Socializa

El frío es el mejooooooooor pretexto para encerrarte en casa y no ver ni platicar con nadie. Yo lo se, parece tentandor, pero si eres como yo eso no le va a hacer ningún bien a tu salud emocional.

No te digo que vayas a la posada corporativa con 5000 personas y te pongas borracho hasta netear con tu jefe (si es lo que quiere está bien 😉 ). Lo que digo es que estos días los recuerdos y las emociones están a flor de piel, así que será mejor tener a alguien con quien puedas platicar y compartir.

Haz el intento de conectar con algunos de tus mejores amigos, con tu primos, con tu familia o con quien tu quieras y planea un momento. Pueden salir a caminar en la tarde mientras toman un café gigante para llevar o diles que te inviten a su casa, que tu llevarás la pizza, o tu invítalos a la tuya para que te ayuden a terminar ese proyecto DIY que dejaste pendiente todo el año, o simplemente lleva a tus sobrinos una tarde a McDonalds (si a ellos no les gusta McDonalds puedes llevarme a mi).

Creeme, cualquier pretexto será bueno para distraernos del Overthinking de estos días. Nuestra cabeza y corazón nos lo van a agradecer.

Por último quiero recordarte que estas fechas está bien sentirse triste, sentirse melancólico y sentirse abrumado. Si te sientes así no te sientas mal o como si estuvieras traicionando a Santa Claus. No tiene que ser perfecto como lo vemos en las películas. La vida no se toma vacaciones decembrinas y sigue con sus altibajos aunque huela a canela y jengibre.
Solo intenta intenta fluir. No seas demasiado duro o dura y exigente contigo y date la oportunidad de disfrutar con lo mucho o poquito que tengas hoy.

Estas son solo algunas ideas que se me ocurrieron para ir preparándome mentalmente para recibir al invierno y todas sus celebraciones. Seguramente hay muchas otras cosas importantes que podríamos hacer. ¿Crees que se me esté pasando alguna? Si se te ocurre ayúdanos aquí abajo en los comentarios diciendo cómo te preparas tu para recibir al invierno ¿sale?

Les mando un abrazo Sucumos.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply