Journal

Fiestas navideñas para estresados

Fiestas Navideñas para Estresados

¡Hey Sucumos!
Hace algunas semanas subí a mi cuenta de Facebook un video en el cual les pido ayuda a todos ustedes porque no me sentía ni inspirado ni en el mood para las festividades navideñas de este año. Necesitaba que me dijeran qué podía comprar, cómo podía adornar mi departamento, a dónde tenía que ir, qué tenía que hacer para sentirme preparado para las fiestas. Después de eso no pasó mucho tiempo antes de que comenzara a recibir toda clase de consejos padrísimos: velas aromáticas, pijamas afelpadas, ponche… mucho ponche, ayudar y compartir con los demás y con quien lo necesite y hasta un consejo bien bonito: conectarme con lo que de niño me encantaba de la navidad.

Con un poco más de emoción fui a la mercería y me puse manos a la obra: esferas, velas, festón. Fui a cortar algunas ramas de romerillo y mi mamá me regaló un par de botes con galletas de jengibre (que me acabé tan pronto entraron al departamento).
Ahora todo está puesto y la navidad oficialmente llegó, por primera vez, a este nuevo departamento.

Pero hoy, un día antes de navidad, me vinieron a la mente un par de preguntas: ‘¿es eso realmente la navidad?’ y ‘¿por qué me siento taaaaan estresado?’.
Me parece (bueno, la verdad es que lo leí) que en estas fechas se espera -y nosotros también lo esperamos de nosotros mismos- que nos comportemos de cierto modo felices, amorosos, alegres y armoniosos. Que borremos lo que nos pesa y solamente sonriamos y cantemos frente al pavo, es decir, ¡viene Santa Claus, quién no estaría feliz por eso!. Y honestamente creo que las fiestas navideñas podrían ser una gran excusa para hacerlo, para simplemente actuar con felicidad y armonía… en verdad lo creo. Pero seriamente, no para todos es tan sencillo. Incluso se dice que ¡navidad es el día con más infartos en el año! (bueno, bueno, no se qué tan oficial sea este dato pero aparece en Internet).

Ok, como no se trata de ser Grinch ni de arruinarle la navidad a toda tu familia, aquí tengo un ejercicio que se me ocurrió nos puede servir para pasarla un poco mejor estas fiestas si eres un forever del estrés como yo:

1. Uno

Sé consiente de que esto es solo una fecha… un número. Después de las fiestas la vida seguirá como siempre así que no te estreses por querer dejar todo listo antes del “break de invierno”: por terminar el proyecto, por arreglar tu casa, por reunirte con todos tus grupos de amigos y clubs sociales, por tachar algo más de tu bucket list. Si no se puede ya tendrás mucho tiempo en Enero.
Así como la navidad es especial, también lo es cualquier otro día que estamos vivos.

2. Dos

Escribe en la mitad de una hoja tamaño carta lo que te esté quitando la tranquilidad en este momento. Bien dicen “mejor afuera que adentro”. Puede ser algo como:
“Se me juntó la chamba y los proyectos y regresando del break de invierno tendré muchísimo trabajo. Me preocupa no saber cómo cumpliré con él. También me siento muy apenado porque no tengo regalos para todos (…) bla, bla, bla.”
Escribe todo lo que te venga a la mente.

3. Tres

Escribe en otra mitad de hoja cosas que agradeces en este momento. ¡Sí, escríbelas! Puede sonar algo como:
“Hoy me siento bien agradecido porque tengo a mi mamá y mi papá conmigo. También está bien padre que tengo un trabajo estable y me siento muy bien de salud, etc, etc, etc.”

4. Cuatro

En una tercera mitad de hoja escribe:

“Por este momento, me doy permiso de disfrutar.”


¡Listo!

Básicamente este es un ejercicio de liberar, agradecer y traer a nuestra mente al presente. No al mañana ni al ayer, si no al hoy. Al momento presente.

En verdad, intenta darte ese permiso de disfrutar, aunque sea por un ratito si quieres. No te pido que te olvides de tus problemas y que actúes como si no pasara nada. No, ese no es el objetivo.
Lo que quiero (y espero que logres) es que saborees en verdad esa copita de vino que te estás tomando ¿habías notado que rica sabe?. Quiero que veas con detalle la sonrisa de tus papás y de tus hermanos… mira cómo disfrutan reír. Quiero que escuches cómo suenan las carcajadas de tus primos a tu alrededor, que sientas el calorcito cuando te dan los abrazos y que tomes con calma, mucha calma el beso rico que te están dando (si tienes quién te de un beso rico). Que saborees cada uno de los bocados de esa comida deliciosa y que notes cómo cualquier de los que están en la fiesta tiene una historia divertida que contar.

¿Qué te parece?

En verdad, no dejes que se te vaya otra navidad. Solo este año date esa oportunidad y me cuentas qué tal ¿sale?. Déjame todos tus comentarios aquí en la parte de abajo.

Los quiero mucho mucho muchoooo Sucumos.

¡Que tengan una bonita navidad!

Pablo Sucumo